| by



Hannah es una solista principal en el Northern Ballet en Inglaterra. Se formó en la Sue Robinson School of Ballet y en la Central School of Ballet. Ha bailado en muchos papeles protagonistas, incluyendo Julieta, Mina, la novia de Drácula y Marquie entre otros. Hemos tenido la oportunidad de hacerle unas cuantas preguntas…

 

¿A qué edad tomaste tu primera clase de ballet?

Acababa de cumplir 3 años.

 

¿Siempre has querido bailar?

Quería hacer un montón de cosas distintas cuando era pequeña, pero bailar ha sido siempre una ambición constante.

 

¿Cuál ha sido hasta ahora tu papel favorito?

Julieta, en “Romeo y Julieta”, ha sido un papel muy especial. Fue uno de mis primeros papeles protagonistas y bailarlo es un sueño. También me encantó bailar en el ballet “Concertante”, de Hans Van Manen, y en los ballets de Kenneth Tindall.

 

¿Cuál es la pieza de danza que más te gusta bailar?

Las partituras de Romeo y Julieta y del Lago de los Cisnes. Son tan conmovedoras y las toca una orquesta en directo…Me siento privilegiada de poder vivir esta experiencia. ¡Fuera del trabajo me encanta bailar cualquier cosa de Florence y "Machine” de Abba!

 

¿Dónde te ves dentro de cinco años?

Cinco años es mucho tiempo… ¡Con suerte seré feliz con mi carrera y habré empezado mi propio negocio, habré comprado dos gatos siameses y tendré una sala de cine en casa!

 

¿Cuáles dirías han sido tus mayores retos como bailarina?

Mi mayor reto hasta ahora no ha sido un papel en particular, sino que ha sido equilibrar mis niveles de estrés. Bailar en un escenario noche tras noche es un sueño hecho realidad, pero a veces puede ser increíblemente estresante, y poder calmar los nervios es un constante desafío.

 

¡Qué haces cuando no estás bailando?

Me encanta relajarme en casa con buena comida y una película, o incluso pasar tiempo en el jardín. También me encanta ir al teatro y ver a otros bailar.

 

¿Qué consejos darías a una joven aspirante a bailarina?

Asegúrate de que es lo que más te gusta por encima de todo, porque va a robar todo tu tiempo. Es una profesión realmente especial que no dura mucho tiempo, de modo que saborea cada momento y disfrútalo.

 

¿Cuáles son tus influencias artísticas?

Mi primera profesora de ballet, Susan Robinson. Quería aprender a bailar como ella. Michelle Goyes, que fue mi profesora en la Central School of Ballet y mi mentora actual, Yoko Ichino. Estas tres mujeres son muy diferentes, pero las tres son fuertes y apasionadas mujeres que aman el ballet y la danza. He aprendido mucho de ellas.

 

¿Cuál crees que es la creencia más equivocada sobre los bailarines de ballet?

Aún hay gente que me pregunta cuál es mi otro trabajo. No todos creen que los bailarines profesionales existen. ¡No se creen que bailar pueda ser mi único trabajo!

 

¿Si no fueras bailarina, qué estarías haciendo?

Quise ser peluquera durante varios años, cuando era más joven, de modo que quizás eso, o maestra. ¡Quién sabe!